¿En qué consiste la técnica CHIVA para curar las varices?

Posted on

El método CHIVA está indicado para todos los pacientes afectados de insuficiencia venosa superficial, que presenten varices u otros trastornos asociados a la IV. Se realiza con anestesia local, sin ingreso hospitalario y utilizando incisiones pequeñas y micro incisiones. La inmensa mayoría de pacientes hace vida normal al día siguiente y el índice de complicaciones es mínimo. Al caminar la bomba muscular activa la circulación de retorno y se puede observar como las varices todavía visibles se vacían y se ablandan. En segundo lugar va a depender del tipo de varices que tenga y por lo tanto del lugar donde haya que realizar las heridas para desconectar el shunt. Otros lugares menos comunes de aparición de varices sonen el esófago (várices esofágicas); en los testículos (varicocele) oen la región anal (hemorroides). La prevalencia de las varices en la población general se acerca al 15-20%, de los cuales una tercera parte presenta dolor. De las arterias, la sangre pasa a unos vasos sanguíneos diminutos llamados capilares, desde donde entrega el oxígeno a los tejidos del cuerpo.

Técnica hemodinámica CHIVA para el tratamiento de varices

Las venas profundas de las piernas están rodeadas por músculos que ayudan con sus contracciones a bombear la sangre hacia el corazón y los pulmones. Hablamos de varículas y telangiectasias (también llamadas arañas vasculares) si son de un diámetro inferior a 2mm de diámetro, En realidad no son varices. Cuando las varices provoquen síntomas, cuando las varices sean de gran tamaño y puedan ser peligrosas, o cuando el paciente se sienta acomplejado estéticamente, las varices pueden eliminarse. El tratamiento se basa en una operación quirúrgica clásica, también llamada cirugía convencional porque es el tratamiento que se ha venido realizando durante más tiempo. La técnica consiste en que un cirujano vascular efectúa la extirpación de todas las venas varicosas visibles además de la vena safena interna o externa. La vena safena interna y la vena safena externa están situadas en la superficie de la pierna, resultando ser el origen de la mayoría de las varices. Se trata de un tratamiento cada día más en desuso por parte de muchos cirujanos vasculares debido a que técnicas menos invasivas están igualando resultados clínicos con planteamientos menos agresivos. El tipo de anestesia empleado esraquídea o intradural, por mediación de un pequeño pinchazo a través de la columna se consigue la anestesia de la extremidad.

¿Cómo es el método Chiva para varices?

Permite al cirujano vascular trabajar con comodidad y al paciente le evita las molestias de los continuos pinchazos de la anestesia local. Sin embargo conviene seguir un postoperatorio de varios días durante los cuáles se deben seguir una serie de consejos médicos. Mediante una prueba diagnóstica indolora y rápida llamada Ecodopler, que muestra a su médico el funcionamiento venoso en condiciones reales. Consiste en inyectar el anestésico local realizando diferentes punciones con una aguja fina . Al finalizar cada sesión se coloca una media de compresión que el paciente deberá llevar durante las semanas siguientes. Únicamente su médico le puede recomendar no bañarse en la playa o en la piscina los días posteriores al tratamiento y no realizar deportes intensos. Mediante este procedimiento, su médico realiza un corte diminuto en la piel, cerca de las venas varicosas. Este tratamiento es un equivalente a la terapéutica por cirugía convencional aunque con ella se evita la agresión por extirpación de la vena safena y además se evitan determinadas heridas.

Clinica Vascular Zurbano, Varices, Tratamientos Laser, Masaje Linfatico, Cirugia Vascular, Tratamiento del Linfedema, Tratamiento Aneurisma

En la ablación endovenosa por Radiofrecuencia se utilizan ondas de radio para generar calor y conseguir el bloqueo de las venas varicosas. Dr. Enric Roche, Director del Servicio de Angiología, Cirugía Vascular y Endovascular del Hospital Plató de Barcelona. Posteriormente se puede realizar una intervención quirúrgica cerrando los puntos de sobrecarga, eliminando los trayectos venosos y respetando los puntos de drenaje. Diferentes mecanismos estimulan el retorno venoso (bomba muscular gemelar, gradiente de presiones,…). Dentro de las venas existen válvulas que regulan la dirección hacia el corazón del flujo sanguíneo. La introducción de la ecografía doppler en el estudio de la insuficiencia venosa crónica nos ha permitido estudiar no sólo la morfología del sistema venoso sino también la hemodinámica venosa. Son la vena safena interna, la vena safena externa, la vena safena anterior y la vena de Giacomini. - Shunt tipo 0: consiste en segmentos retrógrados en el eje safeno que drenan al sistema venoso profundo por perforantes.

¿En qué consiste la técnica CHIVA para curar las varices?

Existe la posibilidad de ligar el cayado y el origen de la colateral en el mismo tiempo quirúrgico, devalvulando la vena safena hasta la perforante de reentrada. El flujo retrógrado, puesto de manifiesto mediante la maniobra de Paraná justifica la aparición de varices en lo que seria un shunt tipo 6 En un elevado porcentaje de casos se desarrolla una nueva perforante de reentrada sobre R2 transformándose el shunt tipo 3 en shunt tipo 1. La supresión simultánea de ambos puntos de fuga crea un sistema no drenado, lo que provoca en la mitad de los casos una trombosis de la safena interna. Encuadrado el caso en la clasificación previa y decidida la opción que mejor se adapte al paciente en cuestión se procede a la cirugía previo marcaje ecográfico. Sólo se interviene una extremidad para facilitar la recuperación postoperatoria así como para no tener problemas con la dosis máxima de anestésico local. Algunos estudios evidencian que la estrategia CHIVA tiene buenos resultados, equiparables a los de la safenectomía clásica (stripping) que sigue siendo el patrón oro para esta patología. Como desventaja hay que señalar que en muchos casos no desaparecen todas las varices y en otros es frecuente la aparición de nuevas varices colaterales que obligan a múltiples reintervenciones.

Técnica CHIVA para el tratamiento de varices

Una de las técnicas más utilizadas en la cirugía vascular es la llamada CHIVA, que promete excelentes resultados en poco tiempo. A menudo el dolor de las várices impide el normal desempeño del individuo y la técnica CHIVA tiene como objeto mejorar la calidad de vida del paciente. Para lograrlo, los afectados se realizan múltiples estudios, incluyendo ecodoppler, donde los médicos pueden determinar donde existe la verdadera complicación. De esta manera el método denominado CHIVA resulta altamente eficiente, pero por sobre todo una intervención especialmente precisa que evita el recorte quirúrgico de las varices de la vena safena. Los principales síntomas de la afección varicosa incluye: picazón, sensación de quemazón, pesadez de piernas, dificultades para mantener caminatas y dolor local agudo. El tratamiento mediante CHIVA, no posee una duración mayor a 1 hora y al finalizarlo el paciente puede recuperar su normal movilidad al instante de salir del quirófano. A finales de los años ochenta, el doctor francés C. Francheschi describió un tipo de tratamiento para curar las varices. Por lo tanto se lleva a cabo una cirugía mínima para simplemente eliminar el mecanismo de hiperpresión sin extirpar la vena en sí misma, que queda en el cuerpo.

La Técnica Chiva ha revolucionado las laboriosas operaciones de varices

Se trata de una cirugía de varices en la que lo que se pretende es cerrar los puntos de origen de reflujo, causantes de las varices. La causa suele ser una insuficiencia venosa crónica, por fallos valvulares que su misión es retornar la sangre al corazón. Puede ocurrir en el sistema venoso profundo o superficial; aumenta la presión sanguínea, manifestándose con picor, hinchazón, manchas en la piel, ulceraciones o trombosis. Mediante ecografía (eco doppler), prueba rápida, en la misma consulta y no es costosa en precio. Dependerá del tipo de características de las varices y su causa, por lo que debes de contactar con un especialista en Angiología y Cirugía Vascular. Es una técnica que tiene, a diferencia del stripping (arrancamiento de las venas), la finalidad de preservar al máximo las venas para que continúen realizando su función de drenaje. En el año 1991, un equipo de médicos empezó a aplicar la técnica CHIVA en Barcelona (España). Las incisiones que se practican son de tan sólo 3 mm, por lo que dejan muy poca cicatriz; y el tiempo de convalecencia tras el tratamiento es prácticamente nulo.

Las varices pueden ser tratadas de forma quirúrgica; ¿Cómo se operan?

El no quitar la vena safena, responde a que sigue siendo el mejor material, que usamos en el caso de tener que sustituir una arteria. Se trata de una técnica que se desarrolla desde el inicio de la enfermedad como preventivo, hasta el mayor grado de desarrollo de varices.